Bienvenidos y bienvenidas a CorAvant

“Los helicópteros no van a venir, debes ir a buscarlos” (“Tenía que sobrevivir”)

Revive la presentación de “Tenía que sobrevivir” de la mano de sus autores: Roberto Canessa y Pablo Vierci.

El libro solidario “Tenía que sobrevivir” de Roberto Canessa, superviviente de la tragedia en los Andes en 1972, y Pablo Vierci, escritor y periodista, se presenta en Barcelona y Tarragona de la mano de CorAvant, fundación de cardiopatías congénitas. El lunes 27 de marzo CosmoCaixa de Barcelona y el martes 28 de marzo el Auditori Diputació de Tarragona acogieron un espectáculo único e impresionante. Las dos presentaciones superaron las expectativas de asistencia y entre el público se podían percibir las emociones a flor de piel.

El acto se inició con un cortometraje que mezcla imágenes del rescate, cortes de la primera película que se rodó sobre la tragedia “Viven”, y grabaciones posteriores de la vida de los supervivientes; que sirvió de marco para centrar la historia. Luego, el Dr. Canessa, cardiólogo infantil, fue narrando de una forma sencilla y con grandes toques de humor la tragedia que vivió en los Andes y lo que se llevó de las montañas y de la convivencia de lo que él llama la Sociedad de la Nieve: “sobrevivimos porque fuimos un equipo y, en muchas ocasiones, sólo nos mantuvo el sentido del humor.” El escritor Pablo Vierci explicó como la gran experiencia que vivió Roberto Canessa en los Andes le llevó a dedicarse a la cardiología pediátrica, una especialidad que lindaba con la vida y la muerte: “A Roberto le dan los casos más severos, aquellos con los que ningún médico se atreve ya. Y él, entiende el miedo que están pasando, y les alarga la fecha de vencimiento”.

La editorial Alrevés dará una parte de las ventas del libro “Tenía que sobrevivir” a la Fundación CorAvant. Los beneficios se destinarán al proyecto “A Cor Obert” que lleva a cabo en los hospitales de referencia de Cataluña con niños, niñas y jóvenes con cardiopatía y sus familias.

“Ahí estaba, también, implícito, el compromiso que hice con mis amigos que quedarón en los Andes, en 1972: vivir y seguir trayendo vida, para que sume muerte no Haya Sido en vano”.
Tenía que sobrevivir, Editorial Alrevés.