En Cataluña hay más de 40.000 personas que viven con una cardiopatía